Coaching Online y en México DF - El Viaje del Héroe Factoría de Inspiración

El Viaje del Héroe

Puntúa esta entrada
(3 votos)

 

955075 14832871Cuando pensamos en héroes, normalmente solemos pensar en héroes de leyenda como Ulises, William Wallace, Juana de Arco, o quizás otros más recientes como Nelson Mandela, Gandhi o Vicente Ferrer. Sin lugar a dudas todos ellos y otros muchos fueron héroes que nos regalaron un legado impagable, sobre todo su ejemplo de perseverancia, motivación y contribución.

A pesar de esto, ellos no fueron los héroes más importantes de todos. Los héroes más valientes, con más tenacidad y fe inquebrantable están a nuestro alrededor. Y aun más cerca, dentro de nosotros mismos.

En alguno u otro momento, todos hemos permanecido complacientemente en nuestro mal llamado mundo de comodidad. No porque sea cómodo en sí mismo, sino porque salir de él es siquiera más incómodo que permanecer en él. Nos debatimos entre la incomodidad de lo conocido y el miedo a lo desconocido. Y así podemos pasar años, o incluso toda una vida.

Aun así, aunque tomemos la decisión de no hacer, comenzamos a sentir una incomodidad interior, una pequeña voz que algunos llaman conciencia, que nos dice con palabras o con sensaciones que hay algo que no está bien.

Entonces pueden suceder tres cosas. Podemos quedarnos con la incomodidad interior, aferrándonos a la ilusión de seguridad que tanto nos gusta y pasar así la vida, que no vivir, hasta el fin de nuestros días. Pero también es posible, que aun después de argumentar mil excusas y de que decidamos no cambiar aquello que nos incomoda, la vida o alguna otra persona decida por nosotros. Este es el llamado Camino del Dolor. Elegimos consciente o inconscientemente el camino del dolor cuando nos aferramos a lo que tenemos aun cuando no nos satisface. Entonces, cuando nos quedamos en la indecisión, le damos el poder a algo de fuera a que decida por nosotros. Estamos en el Camino del Dolor cuando sobreviene la enfermedad, por no cuidarnos, cuando nos depiden de un trabajo que en realidad odiamos, pero nunca tuvimos las agallas de dejar, cuando nuestra pareja nos abandona, después de haber tenido una relación monótona, insatisfactoria e intrascendente, pero que nos daba la comodidad suficiente para permanecer en ella.

La tercera posibilidad es elegir el Camino de la Aventura. Este camino no es mejor ni más fácil que el anterior. Solamente es premeditado. Surge de una decisión propia de salir de donde estamos y recorrer otro camino. Es un "hasta aquí" interior imposible de negar, que de forma pausada y premeditada o en forma de estallido, sale a la luz y nos saca de nuestro círculo de confort. Esta forma de cambio nos da la motivación y la energía inicial que el proyecto necesita. Nos da la fuerza y el poder que necesitamos para afrontar los cambios. Como veremos más adelante, esta energía será necesaria en algunas partes clave del camino y supondrá la diferencia entre la vida y la muerte figurada del héroe, es decir, el éxito o el abandono del camino iniciado. 

Lo paradójico es, que independientemente del camino que tomes, habrás de pasar por una serie de fases que son comunes a todas las aventuras. La diferencia estriba en el nivel de motivación y energía con que emprendas el camino. Cuanto mayor sea, más posibilidades de éxito.

Pero lo más importante del asunto es que da igual que decidas no hacer nada y que nada pase, da igual si decides no hacer nada y las circunstancias te empujen al vacío un día, da igual si la decisión cambiar y aventurarte es tuya o no: tendrás que completar el Viaje del Héroe, cual Ulises, completar tu Ilíada y volver a casa tras abatir monstruos y enemigos, superar innumerables pruebas y encontrarle finalmente sentido a tu vida... si eres afortunado. Así que, más vale que te prepares para tu propia Ilíada interior.

"Los héroes emprenden viajes, enfrentan dragones y descubren el tesoro de su propia identidad..."
—Carol Pearson

Todos los Viajes del Héroe tienen las mismas etapas. Según Chistopher Vogler, en su libro "El héroe de las mil caras", en todo Viaje del Héroe se recorren una serie de etapas arquetípicas que ir superando para llegar al destino final:

Mundo ordinario
– Este es el mundo tal y como el héroe, que todavía no sabe que lo es, lo conoce. El héroe vive en su mundo conocido, un mundo que le puede resultar agradable o desagradable, pero que le ofrece una falsa ilusión de control que lo hace ilusoriamente cómodo.

El llamado de la aventura
– El llamado puede ser seguido voluntariamente o bien un hecho fortuito o desafortunado que el héroe no elige pero en el que se ve envuelto inevitablemente. Puede ser una promoción, un despido, en nacimiento de un hijo, el fallecimiento de un ser querido, o la firme voluntad de cambiar.

Reticencia del héroe o rechazo del llamado
– Paradójicamente, aunque el héroe halla decidido emprender viaje, siempre, en un momento determinado, sobreviene el rechazo. Normalmente en forma de arrepentimiento por el viaje emprendido. Es cuando uno sabe que algo debe cambiar, pero aun se niega a reconocer que es él cambio de uno mismo lo que moverá finalmente todas las piezas del puzzle en la dirección correcta.

Encuentro con el mentor o ayuda sobrenatural
– Reza un dicho: cuando el alumno está preparado llega el maestro. Siempre es así. Lo que pasa es que el maestro viene disfrazado con mil caras. El mentor puede venir en forma de las palabras de un amigo, un texto inspirador que encuentras por casualidad, un buen consejo, incluso un hecho ocurrido a otra persona. Por supuesto, puede ser una persona que nos acompañe en nuestro viaje, dánonos apoyándonos en los momentos decisivos. En cualquier caso, el maestro, reconocido o no, siempre aparece para acompañarnos en nuestro particular viaje.

Cruce del primer umbral
– Intencionada o casualmente, el héroe da el salto y abandona el mundo conocido para dar comienzo en su aventura, lo sepa o no.

Pruebas, aliados y enemigos
– El héroe enfrenta pruebas, encuentra aliados y confronta enemigos, de forma que aprende las reglas del nuevo mundo en el que se sumerge

Acercamiento
– Algunos éxitos se suceden. Son señales en el camino del héroe. Le dan fuerza y confianza para seguir.

Prueba difícil o traumática
– En algún momento, la crisis más grande de la aventura estalla. Es un momento sombrío que se repite a lo largo del tiempo. Es un momento de vida o muerte. Lo que los místicos llaman "La oscura noche del alma". Es la prueba crucial donde el héroe decide seguir adelante, lo que simboliza la vida, o si abandona, la muerte. Esta es una muerte más que simbólica, ya que aunque no represente la muerte física del individuo que emprende la aventura, con seguridad supondrá la muerte de su héroe interior que nunca se verá a sí mismo lo suficientemente valioso como para emprender ningún otro viaje.

Recompensa
– Cuando el héroe confronta a su muerte, siempre sale victorioso, independientemente de los resultados. Es en ese momento cuando recibe su recompensa: nuestro héroe interior se volverá indestructible. Todo ha valido la pena.

El camino de vuelta
– El héroe debe volver al mundo ordinario totalmente transformado, lo que a su vez transformará todo su mundo a su alrededor.

Resurrección del héroe
– En esta etapa el héroe se encuentra con otra afrenta para que pueda poner en práctica todo lo aprendido y re-afianzar su confianza interior.

Regreso con el elíxir
– El héroe regresa a casa con el "elíxir", con la esencia de lo aprendido en su viaje y lo usa para ayudar a todos en el mundo ordinario.

Y tú, ¿en qué etapa de tu Viaje del Héroe particular estás?


Si esto tiene que ver contigo y quieres dar un cambio a tu vida, contacta con nosotros por e-mail a     This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.  o en el teléfono (55) 1253 7284, donde te asesoraremos presonalmente.

O solicita tu primera sesión gratuita aquí

¡Comienza a vivir la vida que quieres!

Leído 4634 veces
Publicado en Emprendimiento

Deja un comentario

Asegúrate de que introdujiste todos los campos requeridos indicados con un asterisco (*).