Coaching Online y en México DF - Acaba con tu insatisfacción laboral Factoría de Inspiración

Acaba con tu insatisfacción laboral

Puntúa esta entrada
(3 votos)

 

2034-Businessman-working-on-the-currency-chart-line¿Para qué trabajas? ¿Alguna vez te has hecho esa pregunta? ¿Qué es lo que te levanta cada mañana? ¿La hipoteca, tus vacaciones anuales, el colegio de tus hijos, las deudas...?

El trabajo es siempre un medio para algo más. Pero ¿un medio para qué? No es tu trabajo lo importante, lo importante es el motivo por el que trabajas. Normalmente, cuando una persona tiene claro para qué trabaja, se siente menos frustrada con su trabajo.

Está bien, puede que no sea el trabajo de tu vida, pero paga tus deudas, tu nivel de vida, te da prestigio entre tus conocidos, te permite estar fuera de casa muchas horas, paga tus vacaciones, te permite realizarte como persona o ayudar a otros, contribuir al mundo de alguna manera. Cualquiera de esas motivaciones es valiosa en sí misma, una vez que sabes para qué te levantas de la cama cada día.

Cuando empezamos en un nuevo trabajo estamos llenos de expectativas. El salario es bueno, el puesto es lo suficientemente retador, lo contamos a parientes y amigos. Nos sentimos realizados... por un tiempo.

Unos meses más tarde, la realidad toma su lugar. Empezamos a relacionarnos con nuestros compañeros, tenemos que hacernos un sitio en la organización, descubrimos las partes "feas" del trabajo, los jefes vuelcan sus expectativas sobre nosotros, y el nivel de satisfacción comienza a descender en pocos meses. Poco a poco comienza a ser más difícil levantarse por las mañanas y los domingos por la tarde nos encontramos de mal humor sin motivo aparente.

Lo que pasa es que hemos perdido de vista la razón por la que empezamos este trabajo. Porque era un paso ascendente en nuestra carrera, porque era una empresa con proyección, por el dinero, porque estába cerca de casa, porque era un trabajo "puente" a la espera de otro mejor... etc. Rápidamente olvidamos los beneficios iniciales del trabajo por los que lo elegimos.

La propuesta es que hagas una profunda reflexión sobre si de verdad estás tan mal en este puesto. Si la respuesta es sí, la solución es cambiar de trabajo o al menos depositar tu energía en encontrar otro trabajo, no en cambiar a tu jefe o a tus compañeros o a tus clientes.

Pero sobre todo, deja de quejarte y pon manos a la obra. Dedica el tiempo y el esfuerzo suficiente en tu puesto actual para no ser despedido. Te ayudará tener presente que antes o después ya no estarás allí por más tiempo. Ten paciencia y entrega tu energía a lo nuevo. No la malgastes con la queja que te llevará a entrar en un círculo de insatisfacción permanente que afectará a otras áreas de tu vida.

Pero si después de analizar profundamente los pros y los contras de tu puesto, decides quedarte, por la situación del mercado laboral, porque llevas muchos años en el mismo puesto, porque no quieres renunciar a la indemnización, ... por las razones que sean, sobre todo ¡deja de quejarte!. Al final, continuar con este trabajo es lo que TÚ has elegido para ti.

De todos modos, si tu decisión final es quedarte, no está todo perdido. No es necesario que te resignes a una vida de sufrimiento. Estos tres sencillos pasos te ayudarán no solo a sobrevivir en un puesto que aborreces, sino a conseguir estar satisfecho con tu trabajo. ¿No te lo crees?. Pruébalo:

1. Ten presente por qué estás allí. Escribe en un papel los pros de este trabajo y léelo cada vez que te entre bajón laboral, los domingos por la tarde, los lunes por la mañana, antes de la reunión de tres horas con tu jefe, cada vez que recibas una queja injustificada, cada vez que alguien no cumpla con su trabajo y pagues tú las consecuencias. Que sea tu mantra: "Yo elijo estar en este trabajo por mi propio interés, porque me ofrece... y además me proporciona ... y ... Esto hace que merezca la pena estar aquí".

2. Haz algo con los contras. Seguro que si le dedicas 10 minutos encuentras 3 ideas para solucionar algunos de los contras de tu lista, sobre todo los que dependan de ti, pero también los que no. Si no soportas a tus compañeros pide un traslado, aunque sólo sea a otra mesa que te mantenga alejado físicamente de sus comentarios, si el salario es bajo haz un plan para pedir un aumento, si estás aburrido de hacer siempre lo mismo pide participar en algún proyecto que esté en marcha en la empresa (esto además te dará puntos para pedir el aumento), etc. Seguro que si lo piensas un poco te salen más. Pero si tu voz interior te sigue diciendo en tono despreciativo "para qué... no merece la pena... no se lo merecen..." entonces lee el siguiente punto.

3. Trabaja para ti, para nadie más. Al contrario de lo que siempre te han dicho, no trabajas para tu empresa, no trabajas para tu jefe, no trabajas compañeros, no trabajas para tus clientes, TRABAJAS PARA TI, para alcanzar todo aquello que este trabajo te proporciona. Imagina que solamente trabajases para ti, para tu propia satisfacción personal. Ponte tus propios objetivos semanales y cúmplelos. Fija un estándar de trabajo que sea retador para ti. Simplemente haz un buen trabajo bajo tu criterio. En última instancia, tu satisfacción personal es lo que cuenta. Nunca puede llover a gusto de todos. Además, si tus resultados mejoran, tu autoestima crecerá, te hará más visible para posibles promociones (y perder de vista a tu jefe y alguno de tus compañeros), serás más competente (con lo que tendrás más fuerza a la hora de exigir) y tu jefe estará mucho más contento (si es que eso dependió alguna vez de ti). Todo son ventajas.

Pero lo más importante es que, si sigues estos pasos, estarás más satisfecho contigo mismo. Eso, no tiene precio.

 

20dto-largo 


 

Si esto tiene que ver contigo y quieres dar un cambio a tu vida, contacta con nosotros por e-mail a   This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.  o en el teléfono (55) 1253 7284, donde te asesoraremos presonalmente.

O solicita tu primera sesión gratuita aquí

¡Comienza a vivir la vida que quieres!

Leído 5570 veces
Publicado en Desarrollo de carrera

Deja un comentario

Asegúrate de que introdujiste todos los campos requeridos indicados con un asterisco (*).