Coaching Online y en México DF - Displaying items by tag: mejora profesional Factoría de Inspiración

Define tus límites y mejora tu salud emocional

 

1197500 13250170La base de una buena salud emocional es el auto-respeto. Respetarnos a nosotros mismos supone no dejar que los demás transgredan nuestros límites. El precio de no hacerlo es acabar escondiendo los propios sentimientos, lo que genera tensión, miedo, ansiedad, culpa, depresión, fatiga o nerviosismo.

Las personas que no defienden sus derechos son personas que no se hacen respetar, no son capaces de expresar honestamente sentimientos, pensamientos y opiniones y acaban cediendo ante las peticiones de los demás anteponiéndolas a los deseos propios. 
Suelen tener muchos amigos puesto que cumplen los deseos y peticiones de ellos. Sin embargo, también acaban sintiéndose mal consigo mismas puesto que se sienten incapaces de luchar por lo que quieren.

"Si sacrificamos nuestros derechos con frecuencia, estamos enseñando a los demás a aprovecharse de nosotros". P. Jakubowski

Cada uno es responsable de establecer los propios límites y de defenderlos ante sus semejantes. Además de los derechos y limites que queramos establecer, todos nosotros contamos con unos derechos fundamentales e inalienables:

1. Derecho a ser tratados con respeto y dignidad.
2. Derecho a tener y expresar los propios sentimientos y opiniones.
3. Derecho a ser escuchado y tomado en serio.
4. Derecho a juzgar mis necesidades, establecer mis prioridades y tomar mis 
propias decisiones.
5. Derecho a decir "NO" sin sentirme culpable*.
6. Derecho a pedir lo que quiero, dándome cuenta de que también mi interlocutor tiene derecho a decir "no".
7. Derecho a cambiar.
8. Derecho a cometer errores.
9. A hacer menos de lo que somos capaces de hacer.
10. Derecho a pedir información y ser informado.
11. Derecho a obtener aquello por lo que pagué.
12. Derecho a decidir no ser asertivo.
13. Derecho a ser independiente.
14. Derecho a decidir qué hacer con mis propiedades, cuerpo, tiempo..., mientras no 
se violen los derechos de otras personas.
15. Derecho a tener éxito.
16. Derecho a gozar y disfrutar.
17. Derecho a mi descanso, aislamiento.
18. Derecho a superarme, aun superando a los demás.
19.Derecho a realizar cualquier cosa (ajena a la lógica y la razón), mientras no violemos los derechos de los demás.

Si alguno de estos derechos relacionados en la lista te ha tocado especialmente o si definitivamente hay alguno con el que no estés de acuerdo, ese es tu punto de partida. Escribe ese derecho en un papel y repítelo cada mañana al levantarte y cada noche al acostarte. Si tu mente lo niega o duda de él, investiga qué hay detrás de esa negación. Tu autoestima y tu dignidad como persona te lo agradecerán. Es tu responsabilidad.

 


Si esto tiene que ver contigo y quieres dar un cambio a tu vida, contacta con nosotros por e-mail a     This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.  o en el teléfono (55) 1253 7284, donde te asesoraremos presonalmente.

O solicita tu primera sesión gratuita aquí

Coaching Online | Coaching en México DF. Mejora tu vida. Consigue tus objetivos. Life Coach Personal y Ejecutivo

¿Tienes carisma?

 

9e4309207f09cdd2fe464539e66d9765

Si hiciésemos una encuesta, cerca del 100% de las respuestas sobre la importancia del carisma para triunfar en la vida serían positivas.

Es como si a algunas personas la vida les sonriese. Como si tuvieran un aura de seguridad, una clase especial, brillo. Son personas que parece que nunca se equivocan, que a penas rozan el suelo por donde pisan. Son dignos de confianza, líderes, mentores y casi sin abrir la boca obtienen el respeto de todo el mundo.

La parte más curiosa del carisma es que casi siempre se lo achacamos a los demás y casi nunca a nosotros mismos. Las dudas, la inseguridad, las equivocaciones, la autoexigencia y la autocrítica sólo suceden en nuestro interior, no se ven desde fuera, por eso pensamos que esas cosas sólo nos suceden a nosotros. Pensamos que no somos lo bastante buenos porque tenemos miedo, porque estamos inseguros, porque la suerte a veces ha jugado a nuestro favor, pero eso es una ilusión. Todo el mundo tiene miedo, todo el mundo duda.

Es sorprendente cuando de repente nos enteramos por las noticias que un reconocidísimo actor se ha suicidado, o cuando una estrella de la televisión sale hablando de su miedo escénico o cuando en las biografías de grandes personalidades leemos acerca de sus demonios particulares, sus miedos y sus momentos de incertidumbre. A todos nos pasa.

En cualquier caso, las cualidades que percibimos en las personas con carisma, indudablemente nos ayudan a abrirnos paso en la vida a todos los niveles.

Estas personas transmiten seguridad, parecen conocerse bien, no se juzgan ni juzgan a los demás. Distinguen perfectamente cuando algo es su problema y cuando no lo es. Siempre tienen una palabra amable, es difícil meterles en disputas. Han desarrollado el arte de relacionarse con los otros. Son personas amadas y amables y nunca pasan desapercibidas.

El respeto por uno mismo, la asertividad, la tolerancia, saber poner límites con firmeza sin herir, demandar lo que nos corresponde sin quitarle nada a nadie... todas estas cualidades pueden desarrollarse. Sólo tienes que decidir cómo quieres ser a partir de ahora, qué cualidades serían las que te darían ese toque de carisma. Puedes elegir un modelo, una persona o personas que tengas estas cualidades, y decidir qué vas a cambiar para empezar a ser la persona que quieres ser.

Por si todavía tienes dudas de tu nivel de carisma, te proponemos este sencillo test para que tengas una idea de cuán carismático eres. Es algo orientativo, pero seguro que te sorprenderá.

Puntúa de 1 a 5 lo de acuerdo que estés con las frases siguientes siendo:
1= En absoluto; 2= Muy poco; 3= Un poco; 4=Mucho; 5=Totalmente

1. Te gustan los cumplidos
2. Afrontas los retos con facilidad
3. Piensas que mereces ser feliz
4. Te gusta salir en las fotos
5. Por la mañana, antes de salir de casa, te miras todos los días al espejo
6. Aprecias tu cuerpo
7. Estás a gusto con tu silueta
8. Practicas habitualmente algún deporte
9. Sabes cuidar de tu cuerpo
10. Te gusta estar con la gente
11. Te es fácil entrar a un lugar público
12. De natural eres más bien extrovertido
13. Te gustan los cambios
14. Te gusta hablar en público
15. Dices que "no" sin dificultades
16. Sabes abandonar una relación "tóxica"
17. Sonreír es para ti un acto reflejo
18. Tienes más de cinco amigos (estén cerca o no)
19. Posees más de diez números de teléfono privados en tu móvil
20. Hablas al menos con un amigo cada día
21. Cuando entras en un lugar público, la mayoría de las personas te mira
22. A la gente le gusta estar contigo
23. Sabes convencer
24. Algunas personas no pueden impedir tomarte como modelo
25. Siempre se acuerdan de ti

Respuestas

Haz la suma de todas las respuestas que hayas marcado

Si tu puntuación es inferior a 50: antes de trabajar tu carisma, debes pasar por algunas etapas primordiales (la autoestima, quererte a ti mismo y luego la apertura a los demás y al mundo). A continuación podrás desarrollar una cierta forma de brillo.

Si tu puntuación se halla entre 50 y 70: hay ciertamente algunos ámbitos o situaciones en las que te encuentras cómodo y otras, por el contrario, en las que no te sientes del todo bien.

Si tu puntación es superior a 90: ¡Felicidades! Tienes una buena relación contigo y, por tanto, con los demás. Comprueba ahora cuáles son las frases en las que has sacado menos puntuación para prestar más atención a los ejercicios que les correspondan. Aunque ya seas un individuo carismático, puedes desarrollar más este gran don.


Si esto tiene que ver contigo y quieres dar un cambio a tu vida, contacta con nosotros por e-mail a     This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.  o en el teléfono (55) 1253 7284, donde te asesoraremos presonalmente.

O solicita tu primera sesión gratuita aquí

Coaching Online | Coaching en México DF. Mejora tu vida. Consigue tus objetivos. Life Coach Personal y Ejecutivo

Cómo puede ayudarte el coaching en tu vida personal

 

919714 48837077

El coaching nació en el mundo del deporte de alto rendimiento y se desarrolló durante más de 30 años en el mundo de la empresa.

Desde entonces, empresarios y deportistas han mejorado su rendimiento, han conseguido sus metas y han mejorado su desempeño, gracias a la filosofía de trabajo y las herramientas que aporta el coaching, con gran eficacia.

Según un estudio de la consultora Odgers Berndston en el que se consultó a un total de 200 CEO de empresas multinacionales, nada menos que un 92% de los ejecutivos ha tenido o piensa tener un coach que desarrolle el liderazgo y mejore la eficiencia de sus empleados en su empresa. En cuanto a su eficacia, la International Coaching Federation, en su informe anual publicado en 2011 reveló que el 98% de las personas que siguieron un proceso de coaching lo repetirían en las mismas circunstancias.

Muchos de nosotros somos altamente efectivos en nuestros puestos de trabajo. Hemos aprendido a relacionarnos de la mejor manera con nuestros clientes, jefes, empleados y compañeros. Llevamos nuestra agenda al día y alcanzamos nuestros objetivos profesionales.

Pero, ¿qué pasa con nuestra vida personal? ¿manejamos nuestras relaciones de manera igual de eficiente? ¿qué pasa con nuestras metas personales de ir al gimnasio, alimentarme mejor, encontrar pareja? ¿cómo manejamos nuestra relación con nuestros padres, hijos, esposo, esposa? ¿sabemos establecer límites y respetarnos a nosotros mismos?

El Coaching Personal, de Vida o Life Coaching utiliza las herramientas y filosofía del coaching tradicional para tratar temas personales como búsqueda de pareja, separaciones sentimentales, problemas de comunicación, relaciones interpersonales, finanzas personales, falta de dirección en la vida, e incluso problemas físicos relacionados con la salud como el estrés, hábitos de consumo poco saludables, equilibrio de vida/trabajo, etc.

¿Cómo se hace?

En un proceso de coaching, el coach –entrenador- se ve con el coachee –persona que quiere seguir el proceso- semanal o quincenalmente, de forma presencial u online durante una hora o noventa minutos para tratar el tema que trae al coachee a las sesiones.

El proceso de coaching siempre trata sobre un objetivo del coachee, medible y alcanzable, que bien puede estar claro al comienzo del proceso o bien puede ser que el proceso esté encaminado a descubrir el objetivo del coachee. ¿Qué quiero? ¿dónde quiero estar? ¿cuál es la vida que quiero tener? Saber donde y cómo quiero estar es fundamental para poder tener una vida plena y satisfactoria.

El coach ayuda al coachee a descubrir cuáles son sus carencia y cómo potenciar sus habilidades. Le ayuda a utilizar sus propias herramientas y le propone otras nuevas que le den los resultados que le acerquen a su objetivo. En el coaching no hay fracasos, sólo resultados. El coach está ahí para plantear preguntas abiertas y establecer una metodología que ayude al coachee, de manera segura y controlada a salir de su círculo de confort, para dar el salto de una vida mediocre o deficiente en algún sentido a una vida satisfactoria.

En definitiva, el coaching personal o de vida ayuda a las personas a salir de sus patrones limitantes de pensamiento para alcanzar su máximo potencial. Este tipo de coaching es el que más impacto positivo causa en las personas ya que les aporta el autoconocimiento y la autogestión emocional básicas para vivir la vida desde la confianza en uno mismo, la plenitud y la abundancia, en lugar de desde el miedo, la propia desvalorización y la escasez.

Medir resultados

Lo más importante en un proceso de coaching es definir de antemano qué resultados se quieren obtener. Un resultado puede ser, como hemos mencionado antes, saber lo que quiero, encontrar un objetivo en mi vida, o algo mucho más específico como superar una ruptura, mejorar un hábito alimenticio, mejorar la comunicación con mi pareja, etc. El coach ayudará al coachee a definir un resultado que sea medible y comprobable. A partir de ahí se empieza a trabajar en los motivos y comportamientos que limitan o bloquean el resultado deseado, así como a descubrir y potencial los que acercan al coachee a su objetivo.

¿Cuánto vale?

Volviendo a la empresa, el coaching es, según la opinión de los responsables de recursos humanos y altos directivos, una de las herramientas más potentes para potenciar las habilidades de los profesionales y de los equipos. Pero también una de las más elitistas.

Aunque las tarifas a equipos empresariales y a directivos de alto nivel sí lo son, pueden ir de los 1,000 a los 4,000 dólares por sesión, sin embargo, según el último estudio realizado por PwC para la Federación Internacional de Coaching –International Coach Federation (ICF)– la tarifa a un directivo medio es de alrededor de 260 dólares. En el caso del coaching personal o de vida, encontramos precios mucho más asequibles, similares a los precios de la psicoterapia y la psicología. En estos casos la tarifa media oscila entre los 150 y los 200 dólares, reduciéndose algo más en el caso del Coaching de vida telefónico y online.


Si esto tiene que ver contigo y quieres dar un cambio a tu vida, contacta con nosotros por e-mail a     This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.  o en el teléfono (55) 1253 7284, donde te asesoraremos presonalmente.

O solicita tu primera sesión gratuita aquí

Coaching Online | Coaching en México DF. Mejora tu vida. Consigue tus objetivos. Life Coach Personal y Ejecutivo

El verdadero valor de las cosas

 

872232 81997711

"Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?"

El maestro, sin mirarlo, le dijo:

-Cuánto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, debo resolver primero mi propio problema. Quizás después...- y haciendo una pausa agregó Si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este tema con más rapidez y después tal vez te pueda ayudar.

-E...encantado, maestro -titubeó el joven pero sintió que otra vez era desvalorizado y sus necesidades postergadas.
-Bien-asintió el maestro. Se quitó un anillo que llevaba en el dedo pequeño de la mano izquierda y dándoselo al muchacho, agregó- toma el caballo que está allí afuera y cabalga hasta el mercado. Debo vender este anillo porque tengo que pagar una deuda. Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, pero no aceptes menos de una moneda de oro. Vete ya y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas.

El joven tomó el anillo y partió.

Apenas llegó, empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes. Estos lo miraban con algún interés, hasta que el joven decía lo que pretendía por el anillo.

Cuando el joven mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros le daban vuelta la cara y sólo un viejito fue tan amable como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro era muy valiosa para entregarla a cambio de un anillo. En afán de ayudar, alguien le ofreció una moneda de plata y un cacharro de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro, y rechazó la oferta.

Después de ofrecer su joya a toda persona que se cruzaba en el mercado -más de cien personas- y abatido por su fracaso, monto su caballo y regresó.
Cuánto hubiera deseado el joven tener él mismo esa moneda de oro. Podría entonces habérsela entregado al maestro para liberarlo de su preocupación y recibir entonces su consejo y ayuda.

Entró en la habitación.

-Maestro -dijo- lo siento, no es posible conseguir lo que me pediste. Quizás pudiera conseguir dos o tres monedas de plata, pero no creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo.
-Que importante lo que dijiste, joven amigo -contestó sonriente el maestro-. Debemos saber primero el verdadero valor del anillo. Vuelve a montar y vete al joyero. ¿Quién mejor que él, para saberlo? Dile que quisieras vender el anillo y pregúntale cuanto te da por él. Pero no importa lo que te ofrezca, no se lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo.
El joven volvió a cabalgar.
El joyero examinó el anillo a la luz del candil, lo miró con su lupa, lo pesó y luego le dijo:
-Dile al maestro, muchacho, que si lo quiere vender ya, no puedo darle más que 58 monedas de oro por su anillo.
-¡¿58 monedas?!-exclamó el joven.
-Sí -replicó el joyero- Yo sé que con tiempo podríamos obtener por él cerca de 70 monedas, pero no sé... si la venta es urgente...
El Joven corrió emocionado a casa del maestro a contarle lo sucedido.
-Siéntate -dijo el maestro después de escucharlo-. Tú eres como este anillo: una joya, valiosa y única. Y como tal, sólo puede evaluarte verdaderamente un experto. ¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor?

Y diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo pequeño de su mano izquierda. 


Si esto tiene que ver contigo y quieres dar un cambio a tu vida, contacta con nosotros por e-mail a     This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.  o en el teléfono (55) 1253 7284, donde te asesoraremos presonalmente.

O solicita tu primera sesión gratuita aquí

Coaching Online | Coaching en México DF. Mejora tu vida. Consigue tus objetivos. Life Coach Personal y Ejecutivo

Claves para vivir el presente

 

1121962 73161506

Nos pasamos la vida oscilando mentalmente del pasado al futuro. Dedícate un minuto a ti mismo y compruébalo. Cierra los ojos y solamente presta atención a tus pensamientos. Déjate ir... sí... así... eso es...Es posible que te des cuenta de que estás pensando, pero puede que ni siquiera eso. Vives en una historia permanente que solamente existe en tu cabeza. Son ideas imágenes, conversaciones que no tienen forma material, son ilusiones que nacen de la nada y desaparecen en la nada.

El ser humano se pasa en este proceso el 99% de su tiempo. O bien pensamos en al pasado o bien proyectamos el futuro, como debería ser, como no debería ser o debería haber sido. También podemos pensar en el presente, etiquetándolo, si está bien o mal o si debería ser así o de otra manera. Y mientras esto ocurre, permanentemente en nuestra cabeza, la vida pasa. Pasa ligera sin que nos demos cuenta. Pasan los segundos, pasan los minutos, pasan los días, las semanas, los meses... los años, pasa una vida entera. Y al final, solo habremos vivido de recuerdos del pasado, ilusiones, recuerdos a medias, sensaciones recalentadas, añoranza y la vida ¿qué ha pasado con la vida? Pues eso, que ya pasó y perdimos la oportunidad de vivirla.

La propuesta es que vivamos el presente, sin etiquetarlo, sin juzgarlo, sin pensar en cómo debería ser o cómo debería haber sido. Simplemente vivámoslo como es. Con lo que hay. Si es placer, placer, si es dolor, dolor, porque la vida duele, y eso es inevitable. Vamos con lo que hay, al final eso es la vida, aquello que pasa mientras tú hacías otros planes.

LAS SIETE CLAVES PARA VIVIR LA VIDA AHORA

1. VIVA SU VIDA MOMENTO A MOMENTO

2. NO JUZGUE TANTO, NO SE JUZGUE

3. CONFÍE EN SUS CAPACIDADES, EN SU SABIDURÍA Y SUS RECURSOS

4. CULTIVE LA MENTE DE PRINCIPIANTE, ABIERTA, INTERESADA

5. NO BUSQUE SOLO RESULTADOS, FÍJESE EN EL PROCESO E INTENTE HACER LO QUE TENGA ENTRE MANOS LO MEJOR QUE PUEDA EN ESE MOMENTO

6. ACEPTE LA REALIDAD COMO ES, CONOZCA SUS LÍMITES Y APRENDA A SOLTAR

7. CUÍDESE, TRÁTESE CON AMOR Y CARIÑO

 

 


Si esto tiene que ver contigo y quieres dar un cambio a tu vida, contacta con nosotros por e-mail a     This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.  o en el teléfono (55) 1253 7284, donde te asesoraremos presonalmente.

O solicita tu primera sesión gratuita aquí

¡Comienza a vivir la vida que quieres!

El Viaje del Héroe

 

955075 14832871Cuando pensamos en héroes, normalmente solemos pensar en héroes de leyenda como Ulises, William Wallace, Juana de Arco, o quizás otros más recientes como Nelson Mandela, Gandhi o Vicente Ferrer. Sin lugar a dudas todos ellos y otros muchos fueron héroes que nos regalaron un legado impagable, sobre todo su ejemplo de perseverancia, motivación y contribución.

A pesar de esto, ellos no fueron los héroes más importantes de todos. Los héroes más valientes, con más tenacidad y fe inquebrantable están a nuestro alrededor. Y aun más cerca, dentro de nosotros mismos.

En alguno u otro momento, todos hemos permanecido complacientemente en nuestro mal llamado mundo de comodidad. No porque sea cómodo en sí mismo, sino porque salir de él es siquiera más incómodo que permanecer en él. Nos debatimos entre la incomodidad de lo conocido y el miedo a lo desconocido. Y así podemos pasar años, o incluso toda una vida.

Aun así, aunque tomemos la decisión de no hacer, comenzamos a sentir una incomodidad interior, una pequeña voz que algunos llaman conciencia, que nos dice con palabras o con sensaciones que hay algo que no está bien.

Entonces pueden suceder tres cosas. Podemos quedarnos con la incomodidad interior, aferrándonos a la ilusión de seguridad que tanto nos gusta y pasar así la vida, que no vivir, hasta el fin de nuestros días. Pero también es posible, que aun después de argumentar mil excusas y de que decidamos no cambiar aquello que nos incomoda, la vida o alguna otra persona decida por nosotros. Este es el llamado Camino del Dolor. Elegimos consciente o inconscientemente el camino del dolor cuando nos aferramos a lo que tenemos aun cuando no nos satisface. Entonces, cuando nos quedamos en la indecisión, le damos el poder a algo de fuera a que decida por nosotros. Estamos en el Camino del Dolor cuando sobreviene la enfermedad, por no cuidarnos, cuando nos depiden de un trabajo que en realidad odiamos, pero nunca tuvimos las agallas de dejar, cuando nuestra pareja nos abandona, después de haber tenido una relación monótona, insatisfactoria e intrascendente, pero que nos daba la comodidad suficiente para permanecer en ella.

La tercera posibilidad es elegir el Camino de la Aventura. Este camino no es mejor ni más fácil que el anterior. Solamente es premeditado. Surge de una decisión propia de salir de donde estamos y recorrer otro camino. Es un "hasta aquí" interior imposible de negar, que de forma pausada y premeditada o en forma de estallido, sale a la luz y nos saca de nuestro círculo de confort. Esta forma de cambio nos da la motivación y la energía inicial que el proyecto necesita. Nos da la fuerza y el poder que necesitamos para afrontar los cambios. Como veremos más adelante, esta energía será necesaria en algunas partes clave del camino y supondrá la diferencia entre la vida y la muerte figurada del héroe, es decir, el éxito o el abandono del camino iniciado. 

Lo paradójico es, que independientemente del camino que tomes, habrás de pasar por una serie de fases que son comunes a todas las aventuras. La diferencia estriba en el nivel de motivación y energía con que emprendas el camino. Cuanto mayor sea, más posibilidades de éxito.

Pero lo más importante del asunto es que da igual que decidas no hacer nada y que nada pase, da igual si decides no hacer nada y las circunstancias te empujen al vacío un día, da igual si la decisión cambiar y aventurarte es tuya o no: tendrás que completar el Viaje del Héroe, cual Ulises, completar tu Ilíada y volver a casa tras abatir monstruos y enemigos, superar innumerables pruebas y encontrarle finalmente sentido a tu vida... si eres afortunado. Así que, más vale que te prepares para tu propia Ilíada interior.

"Los héroes emprenden viajes, enfrentan dragones y descubren el tesoro de su propia identidad..."
—Carol Pearson

Todos los Viajes del Héroe tienen las mismas etapas. Según Chistopher Vogler, en su libro "El héroe de las mil caras", en todo Viaje del Héroe se recorren una serie de etapas arquetípicas que ir superando para llegar al destino final:

Mundo ordinario
– Este es el mundo tal y como el héroe, que todavía no sabe que lo es, lo conoce. El héroe vive en su mundo conocido, un mundo que le puede resultar agradable o desagradable, pero que le ofrece una falsa ilusión de control que lo hace ilusoriamente cómodo.

El llamado de la aventura
– El llamado puede ser seguido voluntariamente o bien un hecho fortuito o desafortunado que el héroe no elige pero en el que se ve envuelto inevitablemente. Puede ser una promoción, un despido, en nacimiento de un hijo, el fallecimiento de un ser querido, o la firme voluntad de cambiar.

Reticencia del héroe o rechazo del llamado
– Paradójicamente, aunque el héroe halla decidido emprender viaje, siempre, en un momento determinado, sobreviene el rechazo. Normalmente en forma de arrepentimiento por el viaje emprendido. Es cuando uno sabe que algo debe cambiar, pero aun se niega a reconocer que es él cambio de uno mismo lo que moverá finalmente todas las piezas del puzzle en la dirección correcta.

Encuentro con el mentor o ayuda sobrenatural
– Reza un dicho: cuando el alumno está preparado llega el maestro. Siempre es así. Lo que pasa es que el maestro viene disfrazado con mil caras. El mentor puede venir en forma de las palabras de un amigo, un texto inspirador que encuentras por casualidad, un buen consejo, incluso un hecho ocurrido a otra persona. Por supuesto, puede ser una persona que nos acompañe en nuestro viaje, dánonos apoyándonos en los momentos decisivos. En cualquier caso, el maestro, reconocido o no, siempre aparece para acompañarnos en nuestro particular viaje.

Cruce del primer umbral
– Intencionada o casualmente, el héroe da el salto y abandona el mundo conocido para dar comienzo en su aventura, lo sepa o no.

Pruebas, aliados y enemigos
– El héroe enfrenta pruebas, encuentra aliados y confronta enemigos, de forma que aprende las reglas del nuevo mundo en el que se sumerge

Acercamiento
– Algunos éxitos se suceden. Son señales en el camino del héroe. Le dan fuerza y confianza para seguir.

Prueba difícil o traumática
– En algún momento, la crisis más grande de la aventura estalla. Es un momento sombrío que se repite a lo largo del tiempo. Es un momento de vida o muerte. Lo que los místicos llaman "La oscura noche del alma". Es la prueba crucial donde el héroe decide seguir adelante, lo que simboliza la vida, o si abandona, la muerte. Esta es una muerte más que simbólica, ya que aunque no represente la muerte física del individuo que emprende la aventura, con seguridad supondrá la muerte de su héroe interior que nunca se verá a sí mismo lo suficientemente valioso como para emprender ningún otro viaje.

Recompensa
– Cuando el héroe confronta a su muerte, siempre sale victorioso, independientemente de los resultados. Es en ese momento cuando recibe su recompensa: nuestro héroe interior se volverá indestructible. Todo ha valido la pena.

El camino de vuelta
– El héroe debe volver al mundo ordinario totalmente transformado, lo que a su vez transformará todo su mundo a su alrededor.

Resurrección del héroe
– En esta etapa el héroe se encuentra con otra afrenta para que pueda poner en práctica todo lo aprendido y re-afianzar su confianza interior.

Regreso con el elíxir
– El héroe regresa a casa con el "elíxir", con la esencia de lo aprendido en su viaje y lo usa para ayudar a todos en el mundo ordinario.

Y tú, ¿en qué etapa de tu Viaje del Héroe particular estás?


Si esto tiene que ver contigo y quieres dar un cambio a tu vida, contacta con nosotros por e-mail a     This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.  o en el teléfono (55) 1253 7284, donde te asesoraremos presonalmente.

O solicita tu primera sesión gratuita aquí

¡Comienza a vivir la vida que quieres!

10 TIPS PARA SANEAR TUS FINANZAS

2031-Crisis-business-concept

En muchas ocasiones, menos es más. En el caso de tus finanzas personales, todavía más.

Cuando un problema económico nos acecha, lo primero que nos viene a la mente, es ¿dónde puedo conseguir más dinero? Este es un punto realmente importante. Pero sean cuales sean nuestras cualificaciones, ideas, conocimientos, contactos y, por tanto, oportunidades, hasta que éstas se materializan, lo más importante es acomodar nuestros gastos a la situación real del momento presente.

Todos hemos pasado por dificultades económicas en algún momento de nuestra vida, pero también es verdad que hemos sido de las generaciones más afortunadas en cuanto a prosperidad y riqueza. No estamos acostumbrados a los tiempos duros de tiempos pasados, aquellos que nuestras madres y abuelas nos relataban, a los que prestábamos bastante poca atención, pero que hoy, nos pueden sacar de más de un apuro.

¿Por dónde empezar? Puedes preguntar a tu madre cómo se lo hacía para llegar a fin de mes hace ya mas de unas décadas o quizá estos sencillos consejos te puedan inspirar.

1. Salda tus deudas.

Esta es una sencilla regla: si no tienes, no gastes. ¿Fácil no? Recurrir a créditos personales o a tarjetas de crédito es ponerle las cosas difíciles al futuro, que siempre y por definición es incierto.

¿Y si ya es demasiado tarde? Nunca es demasiado tarde. Elabora un plan de cancelación de deuda. Calcula cuanto suman todas tus deudas. Divide la cantidad de entre 12, 24 y 36. Las cantidades resultantes son lo que tendrás que separar de tus ingresos para ver tu deuda a cero en 12, 24 o 36 meses. No se trata de que te agobies, así que elige la cantidad más alta posible con la que te sentirías cómodo de prescindir cada mes y haz un apartado automático (cheque, transferencia, metálico, etc.) cada mes, nada más cobrar tu paga, y sin excepción para cancelar tu deuda. Los meses pasan inexorablemente, tú decides si llevar la pesada carga de tus deudas indefinidamente o poner fecha a su sentencia de muerte y saborear la verdadera libertad.

2. Ahorra un 10% de tu sueldo

Después de apartar la cantidad mensual para cancelar deudas, o aún mejor si has seguido el punto 1 y ya no las tienes, aparta un 10% de tu sueldo cada mes nada más cobrarlo. Rápidamente te acostumbrarás a no contar con esta cantidad. No te costará nada y la recompensa es fantástica: a final del año tendrás como regalo una paga extra acumulada de más de un salario mensual. Suena bien, ¿eh?. A qué estás esperando.

3. Optimiza tus compras

Para que prescindir de las cantidades para cancelar deudas y conseguir ahorros de una forma más fácil, es posible que tengas que acomodar tus gastos mensuales. Haz una lista de todo lo que compraste el mes pasado. Piensa por un momento si necesitabas todo lo que compraste: un par de zapatos nuevos, ir al concierto del año, tu revista favorita, visitar ese restaurante tan caro, ... Decide de qué cosas no quieres prescindir y desecha las otras. Si has puesto en marcha el paso 2, a final del año tendrás dinero más que suficiente para premiarte con uno de estos caprichos.

4. Otra forma de ir al supermercado

Es bien sabido que lo mejor es ir al supermercado sin hambre. ¿Sabes por qué? El hambre nos hará perder el sentido de la objetividad para intentar saciarnos comprando todo lo que se nos antoje, incluyendo aquello que dañará nuestra salud y, por supuesto, ¡nuestro bolsillo!.

Incluso si no tienes hambre, las empresas comercializadoras llevan años estudiando e invirtiendo millones de dólares en conocer tus hábitos de consumo ¿Cómo ponerle límite a esto? En primer lugar haz una lista de la compra con lo que necesitas. Una vez que todo esto esté en tu carro, sólo entonces podrás decidir si pasar directamente por caja o si darte UN capricho en esta sesión de supermercado. También te recomiendo no ir con la tarjeta de débito y mucho menos con la de crédito. Intenta estimar el dinero que gastarás en lo que necesitas y añade un 10% para algún imprevisto. Te aseguro que te sorprenderá todo lo que puedes ahorrar haciendo la compra de esta manera.

5. Aficiónate a los artículos de segunda mano

¡No! No me refiero a la ropa o a los zapatos, espero que todavía no hayas llegado a eso. Pero hay ciertos artículos con los que te podrás ahorrar del 20% al 50% de su valor por comprarlos usados.

Un coche pierde el 20% de su valor nada más sacarlo del concesionario. Algunos muebles pueden estar en perfecto estado y la urgencia de sus propietarios en quitárselos de encima puede jugar a tu favor. Electrodomésticos con menos de un año, gadgets devueltos a la tienda con menos de un mes y todas las garantías, libros, artículos de decoración, etc. hará crecer tu cuenta de ahorros como la espuma. Es cierto que existe un pequeño riesgo con estos artículos, pero si vas con cuidado y pides garantías, 9 de cada 10 veces habrás hecho un negocio redondo.

6. Gánales la partida a los grandes almacenes

Los grandes almacenes son las máquinas de vender más eficientes que existen. Saben cómo, cuando, dónde y qué contarte para que consigas SU propósito: hacer que sus cajas registradoras suenen como música celestial para sus oídos cada vez que asaltan tu monedero.

No te dejes cautivar por sus cantos de sirena. ¿Cómo? Planifica tus compras. Igual que haces ahora que has leído el tip número 4 cuando vas al supermercado: elabora una lista de las cosas que puedes necesitar a lo largo del año y elige los mejores momentos para hacer tus compras. Por ejemplo, no esperes a que llegue la temporada de verano para revisar tu zapatero, en época de rebajas has limpieza de zapatos y compra los que necesites para el resto del año. Encontrarás verdaderas gangas. Si alguno de tus electrodomésticos está diciéndote a gritos que el fin de su vida útil está por llegar, aprovecha ese día de descuento especial que lanzan las grandes tiendas para ganarles la partida y conseguir un ahorro espectacular.

7. Mantén una única tarjeta de crédito y NO la uses

Bajo ningún concepto. Si sientes la tentación, vuelve a leer el punto número 1. ¿Quieres ver cómo tus deudas crecen hasta convertirse en una carga que cual agujero negro se traga todo tu dinero mes tras mes? Apuesto a que no. Te propongo una alternativa: pon en marcha el punto número 2 y en unos pocos meses podrás darte el capricho que tanto mereces. ¿La diferencia? En lugar de sentirte culpable por haberte endeudado te sentirás con un montón de energía por la gran recompensa a un trabajo bien hecho.

8. Reduce tus necesidades de bienes y servicios

¿Realmente necesitas una conexión a Internet de máxima velocidad? ¿Cuántos de los minutos que contrataste en tu tarifa telefónica desperdicias todos los meses? ¿Cuántos de tus seguros cubren la misma prestación? ¿Seguro que necesitas tu auto para ir a esa cita? 

Tus posesiones te poseen a ti. En realidad nos hacemos esclavos de las cosas que poseemos y no nos damos cuenta del precio de esa esclavitud. Te propongo que en sólo cinco minutos, con lápiz y papel - y no vale decir "ya, si ya lo se, tiene que ser mucho dinero", no hagas pereza y hazlo- suma cuanto te gastas en taxis, en gasolina en desplazamientos no necesarios, en seguros, en tarifas infladas de telefonía, la televisión por cable que casi no ves, ... Entonces te darás cuenta de cuan esclavo eres. Sólo así podrás romper tus cadenas.

9. Lleva un registro de tus gastos mensuales

¡El saber es poder! Al menos en este caso. En línea con lo anterior, si el ejercicio del punto 8 te ha resultado revelador, llevar un registro de gastos mensuales, te dará un dibujo de tu realidad financiera antes de que se te escape de las manos. Habrá meses en los que podrás gastar un poco más, o incluso, si te has animado a seguir estos tips, igual lo que te apetece es ahorrar un poco más. Si es así ¡enhorabuena!, estás en el camino. En cualquier caso, meter la cabeza en el agujero como las avestruces y hacer como si los gastos no estuvieran allí sólo contribuirá a que te encuentres en el abismo financiero en poco tiempo.

10. Date un capricho de vez en cuando

¡Claro que sí! Es la mejor motivación. Si sigues al menos 5 de las 9 ideas anteriores seguro que te lo podrás permitir. Eso mantendrá tu motivación al 100%, tu sensación de control y tu nivel de energía se mantendrán por las nubes. ¡Te lo mereces!

 


Si esto tiene que ver contigo y quieres dar un cambio a tu vida, contacta con nosotros por e-mail a     This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.  o en el teléfono (55) 1253 7284, donde te asesoraremos presonalmente.

O solicita tu primera sesión gratuita aquí

¡Comienza a vivir la vida que quieres!

El arte de la procrastinación o no dejes para mañana...

 

procrastinación peq

Al arte de dejar las cosas para otro momento se le llama "procrastinación". Aunque este palabro puede ser una característica que define a algunos individuos, también es cierto que no suele ocurrir en todas las áreas de su vida y, en mayor o menor medida, nos ha afectado a todos en algún momento.

Estos pueden ser algunos de los síntomas que frecuentemente delatan a la procrastinación:

• A veces, lo primero que haces por la mañana antes de iniciar tu trabajo es mirar tu correo personal o tu Facebook (o similar)
• Nunca has realizado completamente ninguna de tus ideas creativas
• Tu escritorio (real o virtual) suele estar desordenado
• Cuando tienes muchas tareas prefieres irte a dormir y levantarte al día siguiente temprano para finalizarla
• Justo después de aceptar un encargo, te vas a tomar un café para relajarte y pensar
• Tu lista de propósitos de año nuevo no cambia desde el siglo pasado.

Si estos síntomas te resultan familiares, aquí tiene un sencillo test para verificalo. Puntúa del o al 3 lo de acuerdo que estás con estas frases siendo 0 = En absoluto, 1 = A veces, 2 = Moderadamente, 3 = mucho.

1. Con frecuencia me digo que lo haré cuando tenga ganas
2. Me irrito cuando las cosas son difíciles
3. Alargo los plazos cuando no tengo ganas de trabajar
4. Prefiero no hacer nada antes que fracasar
5. Soy muy autocrítico
6. Jamás me siento orgulloso de mis realizaciones
7. Temo no lograrlo
8. Me siento culpable cuando pienso en todo lo que debería hacer
9. Nunca tengo ganas de hacer las cosas que debería hacer
10. Odio a las personas que intentan controlarme y decirme lo que debo hacer

Si tu resultado suma más de 15, sigue leyendo, tu procrastinador interior te está jugando una mala pasada.

La procrastinación tiene poco que ver con la pereza, que está más relacionada con tareas que no nos motivan por ser repetitivas y tediosas, por costar esfuerzo ya sea físico o psicológico, o porque la recompensa a corto o medio plazo no sea lo suficientemente atractiva.

Sin embargo, cuando se da la procrastinación suele tener más que ver con un bloqueo interno, algo que secretamente nos impide hacer lo que tenemos previsto en el momento señalado. El Doctor Piers Steel, investigador de la Universidad de Calgary, ha desarrollado una fórmula bautizada como teoría de la motivación temporal, que, según asegura, explica la procrastinación:

U=EV/IS

(U) es la Utilidad de la tarea una vez realizada, que es directamente proporcional a las Expectativas (E) y a (V) que es el Valor que le concedemos a terminar el trabajo. Además es inversamente proporcional a la Inmediatez (I) que requiera la tarea y a la Sensibilidad de cada persona a los retrasos (S).

De acuerdo con esto, las tareas que posponemos sueles suponernos un cierto reto y/o un temor a perder algo, bien mientras las ejecutamos o bien a su término. Suelen ser tareas que tienen que ver con nuestra identidad, con nuestra valía: si soy o no capaz de acabarlas, si pueden ser evaluadas por los demás o en las que puedo fracasar de alguna u otra manera. Es decir, las tareas que queremos que se lleven a cabo mejor y a las que más importancia otorgamos son las que más frecuentemente demoramos.

Según esto, parece claro que más que pereza lo que hay detrás de la procrastinación puede ser un exceso de perfeccionismo o una falta de autoestima, ya que dos de los factores que más favorecen una buena autoestima son la capacidad de controlarse y la autodisciplina, cualidades que son inversamente proporcionales a la procrastinación.

Sin embargo, la procrastinación no es ni mucho menos un defecto de la personalidad o del carácter, ni es un rasgo negativo, aunque así lo pareciera sobre todo el que la padece. Es simplemente un hábito. Como todos los hábitos está incrustado en nuestro inconsciente, que lo usa como una forma de defender al individuo de algo. Ese algo suele ser un temor profundo al fracaso.

Es normal que a priori no lo identifiquemos como tal. Por eso, es tan importante darnos cuenta de que la procrastinación no es un error, sino una fuente de valiosísima información. Cuando nos veamos dejando algo para otro momento, cabe preguntarnos ¿a qué tengo miedo? ¿qué puede salir mal? ¿merece la pena hacerlo tan bien como quiero o es mejor empezar ahora e ir mejorándolo en el proceso? si esto es tan importante como para tener que encontrar el momento adecuado, ¿qué tiene de malo el momento "ahora"? ¿qué puedo perder si al final no encuentro el momento correcto? ¿qué precio estoy pagando -o puedo llegar a pagar- por no llegar a terminar esto? ¿estoy realmente convencido de que lo voy a hacer bien? Todas estas preguntas nos pueden dar mucha información de qué es lo que está pasando en nuestro interior. Este es el primer paso para superarlas y convertirnos en la persona eficiente y eficaz que queremos ser y que queremos que todos reconozcan.

Tips para vencer a tu procrastinador interior

Si el refrán "no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy" no tiene que ver contigo, es posible que estos consejos te puedan ser de ayuda:

1. Utiliza sistemas de alerta en tu e-mail, en tu móvil o recurre a los clásicos post-it para recordarte que es el momento de empezar una tarea. Si a pesar de estar avisado, decides posponer su ejecución, puede ser que debas empezar a preguntarte qué pasa en realidad en tu interior.

2. Comprométete con alguien a realizar lo que te propones. Ya sea ir al gimnasio, dejar de fumar, comenzar la dieta o hacerte vegano, es posible que te sirva comprometerte con al menos tres amigos. A muchas personas el no "quedar mal" con otros o infringir su palabra les sirve de motivador para cumplir sus compromisos. ¿Eres uno de ellos?

3. Buscar apoyos. ¡Pide ayuda! A veces, queremos hacer las cosas por nosotros mismos, eso está genial, pero ¿qué tiene de malo un poco de apoyo? Sobre todo si hace que nos cueste menos realizar la tarea. Y si prefieres no inmiscuir a nadie conocido en tus asuntos a mejorar, puedes buscar ayuda profesional. Un coach está para eso, para apoyarte y hacer que superes este hábito con menos esfuerzo y en menos tiempo. Seguro.

4. Asignar un tiempo y una duración para cada tarea. Sin pensar, de forma automática, cuando el reloj marque la hora definida empieza la tarea. Aunque el lienzo se quede en blanco, no importa, cuando toque me pongo y cuando se acabe el tiempo lo dejo. Ese será tu primer éxito para combatir la procrastinación.

5. Mantener el lugar de trabajo ordenado. A mi me da paz interior, le da la importancia debida a la tarea y centra mi mente. ¿Y a ti?

9. Mantener la mente centrada. Igual que el lugar de trabajo, el ruido interno y la suciedad mental no dejan que la creatividad aflore. Si tienes elementos distractores a tu alrededor como el correo abierto, el móvil conectado o música estridente de fondo (por mucho que te guste), tendrás a mano la excusa perfecta para dejar lo que estés haciendo y comenzar una tarea poco productiva como mirar al Facebook, Twitter o contestar ese correo sin importancia que te a saltado encima desde la bandeja de entrada. Hay tiempo para todo, sobre todo si tienes la tranquilidad de haber dejado el trabajo hecho.

10. Hacerlo ¡ahora!. Sin pensar, sin excusas, este momento es como cualquier otro y si crees que habrá otro mejor, te estás engañando a ti mismo y le estás dando alas a tu procrastinador interior.

Ahora mismo, te propongo un ejercicio. Escribe en una hoja de papel las cosas que normalmente dejas para más tarde: ir al gimnasio, llamar a tu madre, leer ese libro que lleva dos años en la estantería, ponerte con el informe, llamas a ese cliente gruñón, pedirle a tu jefe un aumento... lo que sea. ¿Lo has hecho? Bien. Ahora por cada una contesta a las siguientes preguntas:

- ¿A qué tengo miedo?
- ¿Qué es lo peor que puede pasar si lo hago?
- ¿Qué es lo mejor que puede ser si lo hago? (sobre todo que ya no lo tendrás pendiente)
- ¿Qué recompensa me voy a dar cuando lo termine? (ahora sí, ese café o ese vistazo a Facebook)

¿Quieres que te cuente un secreto? Dejar las cosas hechas crea adicción. Genera una gran satisfacción personal y una sensación de poder inmensa, también mejora tu autoestima y eleva tu energía. Es genial cuando lo pruebas.

Pero siempre recuerda, no hay errores, sólo resultados...


Si esto tiene que ver contigo y quieres dar un cambio a tu vida, contacta con nosotros por e-mail a     This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.  o en el teléfono (55) 1253 7284, donde te asesoraremos presonalmente.

O solicita tu primera sesión gratuita aquí

¡Comienza a vivir la vida que quieres!